Envision Festival: recorrido de arte, naturaleza, música y yoga.

hands-up-small

Vivir la experiencia del Envision Festival en Rancho La Merced por primera vez, fue sorprendente para Yoga Costa Rica. La riqueza cultural que encierra el evento, motiva a seguir siendo parte de esta gran fiesta en cada edición. El sol brilló todo el día, así como la propuesta: compartir y renovar el espíritu en un entorno tropical.

 

Impresionante fiesta intercultural cargada de actividades y talleres de yoga, prometían lo mejor meses atrás y cumplieron. Fue imposible no querer relajarse en grupo, compartir experiencias de vida con personas agradables y meditar. Costa Rica es el escenario ideal para este tipo de organizaciones: gente linda, excelentes artistas invitados, Naturaleza y playa en un mismo entorno. Es una simbiosis entre nacionalidades, ritmos, formas de vida, calor humano y yoga de calidad mundial.

 

Por las mañanas se podía ver cómo se compartía el desayuno, la energía y la buena vibra en las tiendas de campaña. Había diversos espacios comunes, donde la gente estaba comiendo, practicando yoga, y compartiendo sueños juntos.

YOGA-GIRL-small

Todo transcurrió en perfecto orden y seguridad, el concierto con la banda nacional Patters explotó la energía positiva del Envision Festival, las buenas vibras de Santos y Zurdo movieron los cuerpos hasta al amanecer, la diversidad de clases de yoga y los más de 100 eventos programados, en perfecta coordinación, todo se desarrolló con éxito. Los organizadores estimaron más de 6 mil personas felices de compartir en Costa Rica.

Los eventos principales del Festival, empezaban después de las 8 p.m. con artistas costarricenses. Esto empoderaba a la multitud para recibir a California Beats Antique, que aceleró el ritmo en masa. Fue un espectáculo impresionante que nadie podía quedarse quieto. Acompañados con la luna y el sol, se ofreció un espectáculo impactante que terminó con decenas de fans en el escenario.

rasta-small

Por otra parte, las artesanías, reflejaban la diversidad que había en el evento: de todo, simplemente hermoso lo que los artesanos de la zona de Uvita, pueden hacer con sus manos y experiencia. El arte plástico y las diversas técnicas artísticas, se apropiaron del espacio, no solamente en la Galería: había arte en cada escenario, manifestaciones de colores en cada árbol. El arte estaba en todos los rincones y la música también.

Este evento no fue solamente un festival yoga internacional y cuerpos hermosos compartiendo música, fue también una lección sobre el valor de ser humano y difundir la buena vibra. Una comunidad donde los prejuicios no existieron y la libertad fluyó, una tribu que sabe divertirse. Una comunidad tranquila, dentro y fuera del Rancho La Merced.

 

Follow this blog

Get a weekly email of all new posts.